Consulta nuestras Medidas COVID

Programación

  • QUÉ SABE LA BELLEZA DEL TIEMPO

    QUÉ SABE LA BELLEZA DEL TIEMPO

    JORDI BERNADÓ

    El presente es un muro de piedra resquebrajado. El pasado es el polvo de los días y el futuro, un golpe de viento imprevisible. O eso creen los que no han visto nunca el mundo desde un escenario. Avanzando entre tiempos, entre realidades, la mirada de Jordi Bernadó se instala en un punto privilegiado, una localización ilusoria que deshace las fronteras y convierte las certidumbres en humo. Las fotografías que forman Qué sabe la belleza del tiempo se adentran en el mundo del espectáculo, un territorio furtivo entre la realidad y la ficción donde el tiempo queda, mágicamente, momentáneamente, suspendido. El artista recorre los paisajes de la representación, atento a las voces que resuenan desde las profundidades de los teatros; más allá de las máscaras y los decorados, hay un tipo de verdad que solo se encuentra sobre los escenarios: la belleza. Una belleza imponente y enigmática, imposible de definir ni poseer, como un espectro. Llena las grandes salas, las óperas, los conciertos, está presente en cada función, flotando, latente, implacable.

    Esta exposición condensa una parte fundamental del corpus artístico de Bernadó. Su obra orbita en torno al espacio, la identidad, las ambivalencias: conjuga sensibilidades estéticas y conceptuales con una mirada a la vez analítica y evocadora. Estas fotografías muestran teatros, escenarios, circos, museos, algunos emblemáticos, otros más difíciles de identificar. El artista los convierte a todos en trincheras visuales, oasis de significado donde el simulacro y la verdad coexisten sin límites.

    Qué sabe la belleza del tiempo explora los puntos ciegos del espectáculo, lo que permanece oculto entre lo que vemos y lo que creemos ver. Las fotografías son una ventana –a veces un espejo, otras un espejismo– abierta a los lugares fugitivos del deseo; a través de ellas surgen relatos escondidos, imágenes borradas, recuerdos obliterados. Desde esos lugares transitivos, Bernadó se pregunta por el arte y el artificio, por las ilusiones, la virtud y la verdad. También por el tiempo y la obsolescencia. La eternidad, la utopía. El resultado es un retrato singular del mundo del espectáculo: la literalidad da paso a la incertidumbre, lo que es sólido se vuelve un interrogante. Todo puede pasar sobre un escenario, incluso lo más improbable. El presente tiembla, las conciencias se desgarran, no hay pasado ni futuro, solo paréntesis sin hogar. Y, finalmente, la magia. El silencio. La luz. ¿Qué sabe la belleza del tiempo?

    Amanda Mauri

    Con la colaboración de la Galeria Senda

Presentado por:

Patrocinador principal:

Agradecimientos:

Con el co-patrocinio de:

Con el apoyo de:

Medios de comunicación oficiales:

Medios de comunicación colaboradores: